Publicado por
General

Bufete Mercadal es un despacho de abogados especializado en derecho inmobiliario y cuenta además con un amplio servicio de family office en Mallorca. Hoy os hablamos de las diferencias fundamentales entre una compraventa y un alquiler con opción de compra.

 

El contrato de compraventa es la forma más tradicional para acceder a la compra de una vivienda. Una vez hemos buscado y hemos sido capaces de encontrar la vivienda deseada, debemos cumplir con una serie de trámites. Principalmente la firma del contrato de arras y de la escritura, y el pago de los impuestos derivados de la operación.

El alquiler con opción a compra es un contrato doble o mixto, compuesto por dos subcontratos: uno de alquiler y otro de compraventa. Este contrato le permite al inquilino vivir arrendado en la vivienda por un tiempo determinado, con un máximo de 5 años. Tras este periodo tendrá derecho a comprarla por un precio acordado. A este precio se le descontarán de forma total o parcial aquellas rentas del alquiler que hayan sido pagadas hasta el momento.

Este tipo de contrato no implica tener que pagar un alquiler más elevado que si se tratara de un alquiler convencional, pero sí exige por parte del inquilino aportar lo que se denomina una prima con opción a compra. Esta prima es mucho mayor que una mensualidad y deberá pactarse entre comprador y vendedor.

 

¿Cuáles son las ventajas del pago de una prima con opción a compra? Representa la esencia del contrato y le permite al inquilino tener el derecho a comprar la vivienda dentro de un plazo que haya sido establecido. De esta forma, el interesado en la compra de una vivienda puede acceder a ella sin tener que hacer necesariamente un gran desembolso inicial.

No obstante, es necesario saber que, en caso de no querer finalmente comprar la vivienda, el inquilino no va a poder recuperar la prima que inicialmente pagó. Es por eso que debemos estar seguros de que en el futuro querremos y de que seremos capaces de poder comprarla.

En conclusión, la principal diferencia entre ambas es que el alquiler con opción a compra es una forma más flexible para efectuar la compra de una vivienda. El desembolso inmediato es muy inferior al de una compra convencional. Y además proporciona tiempo suficiente para poder estar seguros de que esa casa es la que realmente queremos.