Publicado por
General

La inmatriculación es la primera inscripción de una finca en el Registro de la Propiedad de manera individual. Para llevarlo a cabo es necesario seguir alguna de las vías o procedimientos previstos en la Ley Hipotecaria (Ley 13/2015, de 24 de junio, de Reforma de la Ley Hipotecaria y de la Ley de Catastro Inmobiliario).

Una de las vías referidas en la citada Ley conlleva presentar los títulos públicos traslativos del dominio, otorgados por personas que acrediten haber adquirido la propiedad de la finca al menos un año antes de dicho otorgamiento también mediante título público.

También, como alternativa a este procedimiento, se puede instar la tramitación de un expediente de dominio para la inmatriculación de fincas.

Deben en ambos casos tramitarse ante notario,  y requieren -entre otros requisitos- la certificación del registrador (que acredite que la finca no estaba previamente inscrita); la anotación de la iniciación del expediente en el Registro; la realización de notificaciones a los titulares de derechos reales sobre la propia finca y a los titulares de las fincas colindantes; la apertura de un plazo de comparecencias; la no oposición de ningún interesado; y la calificación favorable de todo ello por el registrador.

Además de los procedimientos comentados anteriormente, también puede obtenerse la inmatriculación de fincas en el Registro cuando se trate de fincas aportadas a expedientes de transformación urbanística, o que sean resultantes de expedientes de concentración parcelaria; fincas objeto de expropiación forzosa o fincas de titularidad pública resultantes de procedimientos administrativos de deslinde; y en virtud de sentencia que expresamente ordene la inmatriculación.

En cualquier caso, sea cual sea el procedimiento, la Ley exige que se aporte certificación catastral gráfica y descriptiva de la finca a inmatricular, y que su descripción coincida totalmente con el título, para asegurar la coordinación en origen con el Catastro. Asimismo, es obligatorio que se acredite la liquidación de los impuestos correspondientes.