Publicado por
General

Bufete Mercadal cuenta con un equipo de abogados especializados en derecho inmobiliario en Mallorca, y además con un desarrollado servicio de family office con contrastada experiencia. En este artículo os vamos a informar de cómo obtener el Número de Identidad de Extranjero (NIE). Es un trámite fundamental para que los extranjeros puedan llevar a cabo multitud de gestiones en nuestro país, como por ejemplo abrir una cuenta bancaria.

¿Qué es exactamente el NIE y para qué sirve?

El NIE es un documento con el que se dota a los extranjeros a efectos de identificación, por lo que constituye un número personal, único y exclusivo de carácter secuencial. Es fundamental para los extranjeros que quieran permanecer en España y su obtención es uno de los primeros trámites que deben hacer. Gracias a él, por ejemplo, podrán realizar cualquier tipo de gestión. Desde obtener un número de la seguridad social a realizar cualquier transacción económica o simplemente acceder a la compra de una vivienda.

¿Cómo puedo conseguir el NIE?

Para la asignación del citado número se deben aportar los siguientes documentos:

  • Impreso-solicitud normalizado (EX-15), debidamente cumplimentado y firmado.
  • Original y copia del pasaporte completo, o documento de identidad, o título de viaje o cédula de inscripción en vigor.
  • Comunicación de las causas económicas, profesionales o sociales que justifican la solicitud.
  • Cuando sea solicitado a través de un representante será necesario que se acredite la representación mediante poder suficiente en el que conste de forma expresa que se le faculta para presentar tal solicitud del NIE, así como fotocopia del pasaporte y se especifiquen en el mismo las causas de la solicitud (por ejemplo, compraventa).

En función de si nos encontramos en España o fuera de ella podremos solicitar el NIE en cualquier Oficina de Extranjeros o en las embajadas y consulados del país donde residamos. Finalmente, si el poder se ha conferido en el extranjero, deberá ser apostillado con la “Apostilla de la Haya” para ser válido en España. En caso de que este poder no estuviera en castellano, posteriormente, debe ser traducido por un Traductor Intérprete Jurado.